martes, 8 de diciembre de 2009

ENTONCES

Hace muy poco tiempo, creí volverme loca, y fué porque comencé a tomar decisiones en mi vida muy arriesgadas.
Tuve que decidir dejar la casa donde había vivido lo que me parecieron miles de años con el que fue mi marido.
Tomé muchas otras, porque también se trataba de salir hacia adelante, encontrar un trabajo que me mantuviera, luchar contra los pleitos de los jueces, luchar por la custodia de mi hijo, y para que mi hija saliera de todo lo mejor parada posible.
Además, tuve que asumir que eso que yo había sospechado toda la vida era verdad. -A mi me gustaban las mujeres-.
Seguro que muchas chicas, eso lo tienen asumido desde que son pequeñas, pero yo no sabía realmente que me pasaba cuando me quedaba "colgada" de alguna, eso que yo llamaba "amistad" ¿Por qué me hacía perder el sueño y las ganas de comer? y sin embargo nunca me pasaba eso con un tio.

En fin, en aquellos días eché mano de mis recuerdos, empecé a traer a mi mente esos días que pasé donde estuve interna los 5 años más importantes de mi vida,



la edad de la adolescencia, esa amiga "especial" que tuve. Y quería quedarme allí, quería tener 16 años, y no me veía mayor, hablaba con la gente de entonces, con las compañeras que aún conservo desde hace tantos años, y las veía maduras, las veía asentadas, y creciendo, sin embargo era yo la que tomaba decisiones radicales, entonces... ¿estaba equivocada?

Tanta gente me decía que no hacía bien divorciándome, que al fin y al cabo no vivía tan mal.

Y yo veía sufrir a tanta gente por mis decisiones...

Hoy me ha venido a la mente todo esto, porque he recordado el verano de cuando yo tuve 12 años, quizá el más feliz de mi vida, porque la despreocupación, los amigos, las bicis, los guateques, me hicieron desear que esos meses no acabaran.



Y hoy me ha venido al recuerdo porque veo que estoy pasando un año muy malo, que inexplicablemente ahora que tengo todas las cartas para ser lo más feliz que se puede ser, yo no me siento feliz, me agobio constantemente, y me entristecen las cosas que me pasan.

Por suerte este año ha acabado, y todas las personas que me han acompañado siguen conmigo, algunas un poco malparadas, pero todas podremos acabar el año juntas.


6 comentarios:

  1. creo que las cosas extraordinarias que nos pasan , tienen un coste emocional, alguna gente,ó algunas personas, asimilan en el acto, las consecuencias, y otras personas, cuando menos se lo esperan tienen el bajón(que tan de moda esta decir ahora), como bien he dicho al principio, es lo que yo creo, ó lo que a mi me parece, ..
    espero que salgas cuanto antes de esa situación,..
    muchos animos....
    y ..
    muchos besos

    ResponderEliminar
  2. eres una luchadora, ánimo!! besos

    ResponderEliminar
  3. Con toda la gente que te quiere en vivo y en directo, sumado a los que tambien te queremos atraves de la red, creo que lograrás salir de ese bache tan gordo, ya lo veras. Que somos muchos los que te mandamos fuerza interior para que salgas a flote.

    Tu ya verás, que pasado un tiempo, todo esto te sonará como a una pesadilla ya pasada. Te lo digo yo, que soy muy, muy lista, ejejeje. En serio. Tienes casi todo para ser feliz, el casi es el que te convenzas de que tú.... puedes.

    Besucos, apretados y animados.

    ResponderEliminar
  4. Venga, a ver si el 2010 te trae todo tipo de cosas buenas!!!! Espero que si!

    ResponderEliminar
  5. No entiendo cómo alguien te puede hacer el comentario de "no te divorcies, si al fin y al cabo, no vives tan mal". Me resulta inconcebible...

    Por otro lado, creo que cuando descubrimos nuestra homosexualidad, todas empezamos a hacer cambios "radicales" en nuestras vidas, pero... ¡cómo no van a ser radicales con todo lo que eso implica! Mi vida también dio un vuelco, no tan grande como el tuyo pero muy importante para mí, y nunca me he arrepentido de que así fuera.

    Por otra parte, se nos suele acusar de "inmaduras", de no estar "asentadas", cuando tratamos de aceptar nuestro lesbianismo; a pesar de que, muy probablemente, sea todo lo contrario. No hay que hacer caso, es difícil "asentarse" cuando hay tanto en contra, también lo es parecer "madura" cuando la homosexualidad se considera incompleta e insuficiente.

    Y para terminar este rollazo, te diré que la felicidad llega cuando llega, no cuando parece razonable que lo haga. Creemos que hay cosas que deberían hacernos felices y no lo hacen, y es muy probable que esté bien así y que haya que esperar un tiempo para que las cosas se calmen y, sobre todo, para que nosotras aprendamos a disfrutar.

    ¡Ahí queda eso! :P

    ResponderEliminar
  6. Cuanto más te leo más cercana me siento de ti. Seguramente por experiencias parecidas. También pasé por ese camino de la separación, sin saber si me gustaban las mujeres, pero sí una mujer en concreto, pero más que ninguna otra persona antes. También me dijeron que no me divorciase si, total, no me iba mal.

    Poco a poco esos cambios van asentándose, los contratiempos y malas caras alejándose. No ocurre en dos días. No sé a ti, pero a mí me surgieron dudas de si había hecho lo correcto. Es lógico después de tomar un camino tan distinto del que llevaba la trayectoria original. Luego viene la calma y el autorreconocimiento. Suerte, que te la traiga este próximo año.

    ResponderEliminar

Besame en la boca