jueves, 16 de julio de 2009

FUIMOS A SEGOVIA


Ayer fui con un amigo a dar una vuelta en moto...

Describir esas sensaciones me resulta muy difícil, porque es difícil sacar lo que solo son sentimientos de dentro de uno mismo...

Era sentir el viento zumbando a mi alrededor... ver tan cerca todo..., saber que con solo sacar un poco la mano podría tocar cualquier cosa a la que me acerco.

Era la emoción: la velocidad... cómo me explotaba el pecho al sentir el acelerón, el ruido del motor rugiendo... el olor del combustible...

Y todo alrededor... los árboles, el sol, la ciudad con su luz, con sus colores, el calor por ser verano, y el fresco al pasar por un recodo en sombra...

Sentir como la máquina respondía a cualquier movimiento que mi amigo hacía para moverla, y como en las curvas hacía que volcáramos hacia los lados para cogerlas, UF, eso si que me gusta!

En fin, de esta tarde tan esperada, solo me queda agradecer a mi querido amigo su generosidad, por perder ese tiempo tan valioso para él, junto a mi... por no molestarse por los apretones que le di, por demostrarme una vez más que su palabra tiene más valor que el oro, y por el buen rato mientras no estábamos en la moto.

y por supuesto agradecer a mi chica también su generosidad, ella ya sabe a que me refiero...


.

3 comentarios:

  1. Una experiencia especial y diferente, ¡bien por ti!

    ResponderEliminar
  2. Me alegro de que te lo pasaras tan bien ..
    Me gusta tu blog, me encanta su titulo ...
    Así que me tendrás paseando por aquí, y sera un placer hacerlo ..
    Besos guapa :)

    ResponderEliminar

Besame en la boca